Adolescencias trans* ¡Debemos celebrarlas!

Actualizado: 28 sept 2021

La adolescencia suele ser una etapa llena de creatividad y sorpresas. Pero las adolescencias trans* suponen un reto añadido para todas las personas de su entorno. Cuando dicen que son trans* a alguién, puede encontrar distintas respuestas. Si se lo dicen a una amistad, puede que se sorprenda o quizás ya lo intuía. Dependiendo de la relación de amistad y de las creencias, más o menos estereotipadas y rígidas respecto al género, puede sorprenderse o celebrarlo. Puede hacer su propio recorrido personal hacía el respeto a su decisión, o rechazar su amistad de una manera más o menos correcta o totalmente incorrecta.


Si a quién se lo dice es a alguien con una mayor vinculación afectiva (pareja, hijes, curantes1, etc), evidentemente también pueden celebrarlo o sorprenderse. También tendrán que hacer su propio recorrido personal hacía el respeto a su decisión o simplemente rechazarla. Es evidente que, en cualquier caso, se despertarán un montón de emociones y sentimientos.

1 Curantes. Del latin cura Cuidado. Incluye todas las personas que tienen un cuidado directo de una criatura en un ámbito familiar diverso.

Se tendrán que ir trabajando, en la medida que puedan, para hacer su propia transición secundaria. Porque cuando una persona transita, en realidad transita todo su entorno. Todo él se ha de replantear como vivimos el género en nuestra sociedad y como esto nos permite ser menos libres de ser quienes somos.

Este post va dirigido a curantes que se encuentran ante adolescencias trans* y sienten malestar y dificultades para poder acompañar a su hije en su camino.

Kasa Trans* quiere darte información para que hagas tu transición secundaria en el mínimo tiempo y con el mínimo malestar

Aunque tu lo hayas sabido hace poco, en las adolescencias trans* suele ser bastante frecuente que durante tiempo, incluso años, se hayan sentido ciertas incomodidades respecto al género asignado al nacer.

Probablemente hayan vivido, en muchos momentos de su vida, situaciones, en distintos ámbitos, que quizás recuerden o no, en los que sintieron incomodidad. La sociedad está dividida en dos géneros que exigen cuerpos, actividades, comportamientos y emociones muy determinados para cada uno de ellos. Las personas trans*, en mayor o menor medida, con mayor o menor éxito, han pasado gran parte de su vida adaptándose a las normas del género, pero sintiendo un cierto o gran malestar en esta adaptación.

La lucha entre lo que sienten, como quieren expresarse y como les tratan los demás y la necesidad de adaptarse a una normas rígidas y estereotipadas, puede condicionar desde mucha confusión hasta un profundo malestar emocional. Además no es fácil reconocerte como quien eres en realidad cuando llevas años intentando adaptarte a ser y estar en otro lugar. En las adolescencias trans* es frecuente que si han bloqueado o se han adaptado más o menos a las normas de género impuestas en nuestra sociedad, aparezca un aumento del malestar al llegar la pubertad. El desarrollo del cuerpo en una determinada dirección puede crear de nuevo confusión y/ o malestar. Esto puede hacer que vuelvan a hacerse nuevas preguntas sobre quiénes son. Es posible que, por falta de referentes de personas trans* en su entorno, intenten explicar este malestar en relación a una posible orientación no heterosexual. Por ello no es infrecuente que pasen una etapa en la que se reconozcan como gays, lesbianas o bisexuales. Puede suceder también que, para eliminar la confusión o el malestar emocional, decidan bloquear lo que sienten. Quizás empiecen a comportarse de manera exagerada, respecto al género asignado al nacer. Pueden representar estereotipos muy marcados. A veces incluso mantienen discursos absolutamente fóbicos hacía cualquier expresión de género que se aleje de estos estereotipos. Muchas veces este intento de pertenecer a un género que no sienten, les produce un cierto equilibrio durante un tiempo, pero es frecuente que, en algún momento, aparezca un mayor malestar que les obligará a repensarse.

En toda esta confusión puede aparecer algún elemento revelador (documental, revista, un tránsito cercano, etc) o simplemente buscan en google y encuentran a personas que ha sentido y vivido cosas parecidas y que hacen que les resuene lo que leen u oyen. Esto les puede ayudar a entender que lo que sienten tiene nombre, que hay más personas que sienten lo mismo y sobretodo que hay un camino posible. Algunos sentirán tanto miedo que intentarán bloquearlo nuevamente y otros sentirán tanto alivio que harán sus primeros pasos, aún marcados por la confusión y el miedo a su futuro. Quizás intentan hablar de sí mismos en el género que son o intentan buscar un nombre en el que se reconozcan. Quizás se lo dicen a alguien de entre sus amistades, y prueben a ver como se sienten siendo nombrados en el nombre y el género en el que se reconoce.

Decirlo a los curantes resulta un acto de gran valentía y les puede costar de meses a años. A veces, cuando lo dicen, sea de palabra, por wats, en un escrito, etc, no utilizan las estrategias adecuadas, simplemente por la dificultad de expresar lo que sienten, por el miedo a haceros daño, por miedo a que los rechacéis, los juzguéis, los neguéis o los mandéis a un profesional de la psicología para que certifique que lo que dice es verdad. ¿Quién va a mentir diciendo que es trans*? Ser trans* no da glamour. Ser trans* es un camino que puede ser precioso, pero con algunos retos que la gente cis* nunca vivirá.

Kasa Trans* te recomienda

Piensa en lo que le has dicho cuando te reveló que es trans*. Si crees que le has invalidado o le has juzgado desde tu desconocimiento, rectifica y permítele que te explique todo su proceso. Quizás no pueda hacerlo con palabras. Pídele que te lo escriba. Te ayudará a entender que si te lo ha dicho, significa que ha superado su confusión y sabrás el malestar poco o mucho que ésta le ha ocasionado.

Contacta con otras personas que, como curantes, ya estén un poco más avanzadas en el proceso de acompañar a adolescencias trans*. Te mostrarán que también sintieron miedos y confusión al principio y te darán estrategias para minimizarlas en menos tiempo y con menos malestar. Busca otras personas trans*, directamente o en Google, y podrás conocer mejor sus procesos, sus incertidumbres, sus miedos etc, al inicio de este camino.

Si lo ves necesario contacta con profesionales que tengan experiencia en el acompañamiento de personas del entorno afectivo de personas trans*.


La adolescencia como etapa de crecimiento personal incluye autodefinirse como persona en muchos aspectos. Uno de ellos es tomar consciencia de la propia identidad de género y cómo vivirla y expresarla