Criaturas trans* y pubertad ¡Retos cuando se va acercando!

Actualizado: 14 sept 2021

La pubertad es un proceso biológico en el que esencialmente los cuerpos empiezan a producir hormonas sexuales. Ello condiciona una serie de cambios en los mismos, distintos en función de las hormonas sexuales que el cuerpo produce.



Como curantes1 habéis estado con vuestra criatura trans*, desde hace más o menos tiempo. Con más o menos dificultades y éxitos, habéis ido avanzando en el proceso de respetarla y acompañarla en su identidad.


1 Curantes. Del latín cura Cuidado. Incluye todas las personas que tienen un cuidado directo de una criatura en un ámbito familiar diverso.


En un mundo utópico ninguna parte del cuerpo definiría la identidad de nadie. Se aceptarían todos los cuerpos en su única diversidad. En este mundo la pubertad sería una etapa más de vuestra criatura. Su cuerpo sería perfecto tal como se desarrollara.

Sin embargo estamos en un mundo real, que adscribe ciertos órganos a un único género. Tener una identidad trans* supone que, al acercarse la etapa de la pubertad, aparecen nuevas preguntas y miedos. Os enfrentáis a nuevos retos.


Kasa trans* quiere informarte de los retos que pueden suponer esta nueva etapa vital


A pesar de estar en este mundo real donde el sistema sexo/género es binario y excluyente, cada familia y cada criatura vive de manera distinta la llegada de la pubertad.


En general, la mayor parte de criaturas trans* y sus familias viven con bastante malestar el acercamiento de los cambios corporales de la pubertad. Quizás tenemos muy aceptado que hay niños y niñas con pene o con vulva y lo defendemos con intensidad.


Pero no hemos aplicado el mismo principio a la existencia de niños y niñas con o sin regla, con capacidad o no de gestar, con o sin mamas, con o sin voz grave, con o sin pelo corporal o facial, etc.


Y lo que no se nombra, no existe ni se le da la posibilidad de existir. Todo esto condiciona que tanto las criaturas trans* como sus familias no tengan en su imaginario la posibilidad de dar un espacio habitable al desarrollo de sus cuerpos. Ahora mismo puede ser muy difícil, tanto para las criaturas trans* como para sus familias, buscar este espacio donde se pueda habitar con tranquilidad esta etapa fisiológica. Aun así, es importante continuar luchando para cambiar la mirada de la sociedad hacía las personas con identidades trans* y hacía el respeto a sus cuerpos tal como son. Los resultados serán a largo plazo y quizás no se puede pretender, aquí y ahora, actos heroicos y de resistencia ni en las criaturas trans*ni en sus familias. Pero, decidamos lo que decidamos en esta etapa, es importante tener presente que el futuro de las personas trans* debería pasar por un cambio en la mirada de la sociedad y no por un cambio de sus cuerpos.


Reflexiones necesarias para avanzar en el respeto a los cuerpos de las criaturas trans*


Mirada crítica al sistema sexo/género binario

  • Nuestra sociedad nos impone unos modelos muy rígidos sobre los cuerpos y los roles de género. Una reflexión crítica respecto a estos modelos nos permite ir abriendo miradas hacía los cuerpos no normativos.

  • Las familias transmitimos continuamente nuestras creencias a nuestras criaturas en pequeñas acciones cotidianas. Si sentimos y vivimos el desarrollo de la pubertad de nuestra criatura trans* con tranquilidad y desde la alegría, es mucho más fácil que nuestra criatura quizás, pueda vivirla con menos malestar. No suele ser fácil hacerlo, pero hay familias que lo hacen.

Contención emocional ante el malestar

  • Es evidente que todas las familias desean que sus criaturas sean felices. Sin embargo, el malestar está presente en la vida de todas las personas, en algunos momentos. Un malestar razonable y acompañado adecuadamente, nos permite crecer como personas y aprender estrategias que pueden ser muy útiles en otras situaciones.

  • Hay familias más capaces que otras de hacer contención emocional ante malestares de sus criaturas. La aceptación de este malestar, desde la empatía con la criatura respecto a lo que siente, es fundamental. Es importante también darle estrategias para que pueda entender que no hay nada erróneo en su cuerpo y que ninguna parte de su cuerpo niega su identidad.

  • Suele ser útil que las familias tengan referentes de personas trans* adultas, que plantean visiones respetuosas con sus cuerpos trans*, tras un trabajo personal más o menos corto o largo, pero siempre muy profundo de su condición trans*.

Comprensión de la diversidad trans*

  • Comprender en toda su extensión qué significa que ninguna parte del cuerpo define el género de una persona, es realmente difícil en nuestra sociedad. Significa aceptar que deberíamos dejar de adscribir determinadas partes del cuerpo a un único género.

  • Cualquiera de estas partes del cuerpo tiene sus potencialidades y sus capacidades, sobre todo a nivel sexual y reproductivo. Muchos de los cambios que puedan plantearse en el desarrollo de estos cuerpos, afectarán directamente sus potencialidades y capacidades.

  • Plantearse otros caminos posibles puede ser difícil y requerir muchos cambios en la sociedad, pero es mucho más respetuoso con las personas trans*


Kasa Trans* te recomienda


Avanzar en la reflexión crítica sobre el sistema sexo/género binario a nivel personal y social y transmitir estas reflexiones a tu criatura trans*, puede situarla en una posición más favorable a vivir positivamente algunas de los cambios corporales de su pubertad


Aprender a aceptar y contener los malestares de tu criatura en relación con los cambios corporales de su pubertad, puede facilitarle minimizarlos. Contacta con personas trans* que actúan como referentes de otra manera de habitar los cuerpos trans*


Comprender las potencialidades y capacidades a nivel sexual y reproductivo de algunas partes del cuerpo adscritas socialmente a un determinado género y positivizarlas es necesario. Puede favorecer su reconocimiento por las criaturas trans*, como propias del género sentido, evitando algunas limitaciones en las mismas que tienen lugar en caso de bloquear el desarrollo de la pubertad.


Ningún cambio corporal en la pubertad define la identidad de una criatura trans*. Es necesario dejar de adscribir determinadas partes del cuerpo a un género concreto