Estrógenos y antiandrógenos ¡Un traje a medida!

Actualizado: 14 sept 2021

Los protocolos endocrinológicos de atención a personas trans* recomiendan unas pautas con estrógenos y antiandrógenos, que no siempre se adaptan a las necesidades de las personas trans* femeninas binarias y no binarias. Algunas de ellas simplemente no desean estos preparados y para otras son imprescindibles. Otras los tomarán un tiempo, otras a temporadas y otras toda la vida. Algunas querrán dosis máximas, otras dosis medias y otras dosis mínimas. Otras aceptarán algunos de sus efectos incómodos, pero otras preferirán prescindir de ellos si aparecen.


Es importante que el uso de estos preparados se adapte a las necesidades, posibilidades y expectativas de cada persona. Por ello es esencial tener una información correcta y con ella poder decidir cuál es la mejor opción para ti.

Se comenta muchas veces que no hay preparados específicos para las personas trans*. Es verdad que esta indicación no está en sus prospectos. Ni las dosis de los distintos preparados se adecuan a las que son necesarias en algunos casos. Pero se disponen de preparados suficientemente variados como para cubrir todas las necesidades individuales. Aunque, por desgracia, algunos de ellos no estén disponibles en un determinado país o no estén financiados por la sanidad pública.

Kasa Trans* quiere que tengas una información general sobre los estrógenos y los antiandrógenos para que puedas hacer tu elección.

Antiandrógenos

Su objetivo es disminuir la producción de testosterona en el cuerpo. Su disminución impide los efectos de la misma en el cuerpo y además si se toman estrógenos, éstos pueden actuar en todas las células y órganos del cuerpo sin su interferencia. Hay distintos tipo de antiandrógenos. Los más conocidos son el acetato de ciproterona, la espironolactona, el finasteride, la flutamida y la bicalutamida. Hay otros, pero son menos utilizados y conocidos en sus efectos.

  • Algunas personas no desean tomar antiandrógenos a veces por falsas creencias sobre sus efectos adversos, porque quieren evitar algunos de sus efectos reales o algunas porque sólo quieren tomar estrógenos. Excepto en el primer caso todas las opciones son adecuadas.

  • Efectos adversos reales Aparte de algún efecto propio de cada preparado, según la dosis utilizada disminuyen el deseo y la respuesta sexual, en mayor o menor medida. El nivel de deseo y respuesta sexual de cada persona es siempre individual, variable en el tiempo y con la edad y hay múltiples factores que pueden modificarla. La influencia de estos preparados en cada persona también es único. Habrá personas que con la mínima dosis de un antiandrógeno suave ya note una gran disminución y otras que con la dosis máxima del más potente note una leve disminución. Por ello, es importante que tu elección tenga en cuenta tus necesidades y que además la dosis sea progresiva para ver el impacto de la misma en tu deseo y respuesta sexual y puedas mantener la dosis que menos te incomode. Como siempre hay personas que viven esta disminución muy cómodamente y otras con mucha incomodidad. Estas últimas pueden no utilizarlos o hacer una muy baja dosis del antiandrógeno más suave.


Estrógenos

Su objetivo es habitualmente conseguir los cambios corporales deseados. Hay distintos preparados (valerato de estradiol, estradiol y hemihidrato de estradiol) y distintas vías de administración (cutánea, oral e inyectables) dependiendo de cada país. Los preparados con etinilestradiol utilizados por algunas personas trans* no son recomendables especialmente por un mayor riesgo de trombosis venosa (coágulos en extremidades o en el pulmón).

  • Algunas personas trans* no desean tomar estos preparados, porque simplemente no desean los cambios que producen y sólo desean reducir en mayor o menor medida los efectos de la testosterona. El cuerpo necesita hormonas sexuales para muchas de sus funciones y por ello no podríamos reducir mucho la testosterona, sin tomar una cierta dosis de estrógenos para evitar síntomas similares a los de una “menopausia”.

  • Las que si los quieren tomar han de saber que:

  • No hay estrógenos ni vías de administración que produzcan más y mejores cambios que otros. Los cambios dependen de la dosis, de la edad de inicio, de la estructura previa del cuerpo y la genética de cada persona.

  • Cualquier vía de administración, incluyendo la oral, es igual de recomendable en personas sanas y con un estilo de vida saludable. La vía cutánea o la inyectable son más recomendables en personas con alto riesgo cardiovascular o enfermedades hepáticas activas.

  • Hay una dosis máxima recomendable. A partir de ella pueden aumentar los efectos adversos a corto y a largo plazo.


Kasa Trans* te recomienda

Si quieres minimizar el riesgo cardiovascular asociado a los estrógenos cuida tus hábitos de salud: Dieta sana, ejercicio, mantenimiento de peso y no uso de tabaco.

Busca la opción que se adecue más a tus necesidades y expectativas. Cualquier opción que decidas es válida para ti pero quizás no lo es para otra persona.

Hay muchas falsas creencias respecto a estos preparados. Es muy importante no diseminarlas porque pueden hacer daño a otras personas.


La información sobre el uso de estrógenos y antiandrógenos facilitará que tomes tu propia decisión en función de tus necesidades