Testosterona ¡Tenemos muy poco conocimiento!

Actualizado: jun 25

Algunas personas trans* quieren testosterona para modificar su cuerpo. La testosterona actúa en todas las células y órganos del cuerpo sensibles a la misma. Los cambios serán más rápidos e intensos en función de la dosis, pero no dependerán de la vía de administración (inyectables o gel).

En función de la dosis también se frenará más o menos la producción de estrógenos y desparecerán o no los sangrados. Si desaparecen más de 6 meses, queda limitada la fertilidad, que se recupera en poco tiempo si alguna vez se deja la testosterona. Si en algún momento se baja la dosis, hay irregularidades en su administración o hay algún factor (toma de otros medicamentos, situaciones emocionales complicadas, cambios en la dieta o el ejercicio, etc) que pueda disminuir los niveles de testosterona, pueden aparecer pequeños sangrados marrones. No significan que el ovario vuelva a funcionar y suelen desaparecer una vez se normaliza la situación.

Kasa trans* quiere darte más información respecto a la testosterona

Testosterona en gel Itnogen 2%©, Testogel 16,2©, Testogel sobres©

Estan financiados. Los dos primeros se administran en pulsaciones de un frasco con un mecanismo de bombeo y cada pulsación aporta 10 y 20 mgs de testosteronaa, respectivamente. Cada sobre del tercero aporta 50 mgs de testosterona. La dosis puede ir desde 10 mgs dos o tres veces por semana a 80 mgs al día. Puede aplicarse en cualquier zona descubierta del cuerpo, excepto en la zona del pectoral o en los genitales (llevan alcohol y escocería). Su absorción tarda 20 minutos y por ello, durante este tiempo, no hay que cubrir la zona, ni mojarla ni contactar esta zona con la piel de otra persona que no desee testosterona. Estos preparados pueden producir sequedad de la piel y por ello recomendamos ir variando la zona de aplicación. En algunas personas con pieles sensibles pueden producir irritaciones, enrojecimientos, picor, etc.

Testosterona en inyectables Testex prolongatum©

Está financiado. Hay preparados de 100 y 250 mgs. La dosis puede ir de 100 mgs cada 28 días a 250 mgs cada 15 días.

La testosterona suele condicionar aparte de los cambios deseados un aumento del deseo y la respuesta sexual que para unas personas puede ser muy satisfactorio y para otras puede ser incómodo. A veces pueden producir enrojecimientos en algunas zonas en la piel y/o acné. También se suele adquirir más fuerza y resistencia física, y especialmente en el periodo de adaptación, puede notarse en mayor o menor medida una cierta inquietud, una sensación de energía un poco exagerada, insomnio, alguna taquicardia y algún dolor de cabeza, que suelen disminuir una vez el cuerpo se adapta.

Efectos adversos de la testosterona

Al ser un preparado relativamente reciente, que no se ha utilizado masivamente y que cuando se ha utilizado ha sido en personas con patologías, se desconocen los efectos a largo plazo de su uso en personas sanas. Hace pocos años que un número creciente de personas trans* hacen uso de este preparado. Lo más probable es que los riesgos de salud a largo plazo sean similares a los de las personas que tienen testosterona en su cuerpo. El riesgo de trombosis arterial (infartos y embolias), que puede aumentar respecto al de un cuerpo con estrógenos será mayor o menor en función de los factores de riesgo de cada persona:

  • Hábitos de salud: sedentarismo, obesidad, tabaco, diabetes, tensión alta, edad, colesterol o triglicéridos altos, etc.

  • Los familiares de primer grado que antes de los 50 años hayan tenido algún episodio.

Respecto al riesgo de patologías ginecológicas sabemos por la bibliografía médica estudiada en mujeres cis, que si los ovarios están en reposo disminuye la posibilidad de su patología benigna, puesto que la mayor parte de ella es dependiente de los estrógenos y hay una reducción del 80% y de un 50% de tener un cáncer de ovario o de endometrio, respectivamente. No sabemos si este nivel de reducción sería el mismo, superior o inferior bajo el efecto de la testosterona. Respecto al cáncer de mama no está claro si la testosterona aumenta, disminuye o no cambia el riesgo. Las personas trans* que toman testosterona y se operan el pectoral reducen su riesgo al nivel de las personas sin mamas.

Aunque en algunos foros se habla del daño que puede producir en el hígado, no hay ningún dato del a bibliografía médica que sugiera que esto es verdad. Aún y así es un buen hábito de salud siempre, no abusar del alcohol.

Kasa Trans* te recomienda

Si quieres minimizar el riesgo cardiovascular asociado a la testosterona cuida tus hábitos de salud: Dieta sana, ejercicio, peso adecuado y no uso de tabaco.

En caso de mantener las mamas es recomendable que sigas el programa de prevención del cáncer de mama dependiendo de tu edad y de los antecedentes de cáncer de mama que haya en tu familia.

Si se mantiene el útero es necesario que sigas el programa de prevención del cáncer de cuello de útero que dependerá de tu edad y de tus prácticas sexuales.

Hay muchas falsas creencias respecto a estos preparados. Es muy recomendable descubrirlas y desenmascararlas, para evitar que hagan daño a otras personas.

Si no quieres poner en riesgo tu salud nunca tomes más dosis de la máxima recomendable.

La información sobre los preparados de testosterona te permitirá hacer tu propia elección