Persona trans* en el centro educativo ¡Acción transpositiva!

Actualizado: 14 sept 2021

Respetar el proceso de una persona trans* en el centro educativo implica conocer su realidad y sus necesidades. Es imprescindible reconocer y acompañar su manera de ser, estar y expresar el género, tal como lo siente. Esto puede resultar difícil si no se amplia la mirada crítica al sistema sexo/género binario.



Podéis creer que en vuestro centro hay una persona que no se siente identificada con el género asignado al nacer. Quizás, en su día a día, habéis vivido situaciones, visto comportamientos, oído expresiones o preguntas que os lo sugieren. Sin embargo nadie puede definir la identidad de una persona si no la expresa abiertamente desde lo que siente que es.


Si atendéis a curantes1 de esta persona, y os expresan lo que siente y necesita, os será más fácil acompañarles en este proceso. Pero muchas veces, puede ser que vengan unes curantes expresando que su criatura no se siente cómoda con el género con que se la nombra y trata. Si no habíais percibido nada antes, podéis poner en duda lo que os dicen. Podéis preguntarles si se ha visitado en psicología o podéis recomendarles que lo hagan. Todo esto puede aplazar su socialización en el género que siente, por vuestro propio desconocimiento, dudas o miedos

1 Curantes. Del latin cura Cuidado. Incluye todas las personas que tienen un cuidado directo de una criatura en un ámbito familiar diverso.


Kasa Trans* quiere darte información si te encuentras con una persona trans* en el centro educativo


Lo primero que debéis saber es que la persona y su familia han hecho un proceso, más o menos largo, más o menos fácil o difícil, hasta poder reconocer qué está sucediendo.

En un mundo utópico donde las actividades, comportamientos, emociones y aspecto no determinaran el género, probablemente la manera de ser y expresarse de cada persona sería simplemente una más, la suya.


En un mundo real todo lo anteriormente mencionado se adscribe a uno de los dos géneros. Desde el principio, todo el entorno, en mayor o menor medida, impone unos modelos muy estereotipados sobre los dos géneros. Nos refuerza o intenta rectificarnos en función de nuestros logros de encajar en el género que se nos ha asignado al nacer. Muy pronto aprendemos qué nos corresponde o no y qué le gustará a nuestro entorno.


No poner en duda lo que os expresan la persona o los curantes


Los curantes sólo vienen a pediros su socialización en el género que se identifica, cuando han superado su propio desconocimiento, dudas y miedos. Sienten, les haya costado lo que les haya costado, que su criatura necesita definitivamente superar la “esquizofrenia” que supone ser y estar en todos los ámbitos como la persona que siente que es, excepto en el centro educativo.

Probablemente os surgirán muchas dudas, preguntas y miedos. Os preguntaréis cuál es vuestro papel y cómo debéis actuar. Quizás desconocéis si existen protocolos oficiales de actuación. Además surge la duda de como vais a decírselo a sus iguales y a los curantes de sus iguales y de que sus reacciones sean negativas.


Principios básicos de actuación del profesorado

  • En Catalunya existen ya protocolos oficiales de actuación en estas situaciones. Si eres de otro lugar, infórmate sobre si están disponibles.

  • Todo el profesorado y profesionales del centro tendréis que intentar reaprender que ni los genitales ni la apariencia determinan la identidad de una persona. Es fundamental para el bienestar de esta persona que la reconozcáis como quien siente que es.

  • Más allá de las propias creencias de cada cual, el centro se tendrá que posicionar desde el respeto a esta diversidad. Esta actitud deberéis defenderla de manera contundente ante profesorado, alumnado o curantes poco respetuosos.

  • Como profesionales sabéis educar en valores. Es recomendable que trabajéis con el alumnado el respeto a las múltiples diversidades, incluyendo entre ellas, las identidades de género diversas.

  • Es un buen momento para que intentéis replantearos aquellas actividades o espacios segregados en dos géneros normativos. También sería interesante replantearse algunos de los contenidos docentes, que excluyen o incluso pueden ofender a las personas trans*.

  • Se debe velar por el bienestar de esta persona y por ello es recomendable, especialmente al principio del cambio, hacer una observación activa de la misma, especialmente en los espacios informales, para evitar acercamientos que puedan conllevar comentarios, burlas o preguntas que pretendan crearle malestar. Si observáis alguna de estas situaciones apartad a la persona de la misma con cualquier excusa y posteriormente habláis con los causantes de la misma sobre respeto a la diversidad

Una vez hayáis asumido como centro estas recomendaciones, podréis decidir la fecha de socialización de esta persona en su género en vuestro centro, que no debe demorarse más de lo imprescindible y no debería ser superior a un mes.

Tenéis ya la mayor parte del trabajo hecho y quedará a quién, quién, dónde, cómo y cuándo comunicar esta situación al resto del alumnado y curantes del centro, pero esto lo veréis en otro post.


Kasa Trans* te recomienda


Cada persona tiene su propia manera de ser, estar y expresar el género. Es necesario ampliar la mirada, reconociendo que la expresión de lo femenino y lo masculino es una construcción social, que nos limita. Es además la base de muchas micro y macroviolencias que se ´viven en nuestra sociedad.


Ampliar esta mirada significa dejar fluir a cada persona en su propia manera de ser, estar y expresar el género. En el centro educativo implica evitar actividades y espacios segregados en función del género, replantearse los contenidos docentes que sólo admiten dos sexos, adscritos a dos únicos géneros excluyentes entre sí e incorporar la diversidad de género en las formaciones sobre respeto a la diversidad.


Si se presenta una persona trans* en el centro educativo y quieres acompañarla en su socialización como la persona que siente que es y tienes dudas de como hacerlo, busca información o contacta con asociaciones o entidades trans* o con profesionales que puedan asesorarte.


Acompañar a una persona trans* en el centro educativo, para que se socialice como quien siente que es, abre la mirada a la diversidad de género