Modificaciones corporales con estrógenos y antiandrógenos

Actualizado: 28 sept 2021

Algunas personas trans* utilizan estrógenos y antiandrógenos para conseguir modificaciones corporales. Necesitan modificar algunos aspectos de su imagen, para sentirse mejor con ella. También, muchas veces lo necesitan, para que su entorno las trate en la identidad que sienten.



En un mundo utópico, que celebrara todas las identidades y todos los cuerpos, quizás no sería necesario modificar el cuerpo. En este mundo una persona podría ser, estar y expresar su identidad, quizás, sin necesidad de hacer ninguna modificación corporal.

Pero estamos en un mundo real. En él, algunos rasgos de nuestro cuerpo se adscriben a un único sexo/género. Resulta difícil en este mundo ser, estar y expresar la propia identidad, sin hacer alguna modificación corporal. Sin ellas, es muy difícil que la sociedad trate a las personas trans* en su identidad. Y es bastante duro, tener que hacer pedagogía permanentemente, sobre el género que define a una persona, independientemente de la imagen que tenga.

Kasa Trans* quiere darte información sobre cómo evolucionan las modificaciones corporales con estrógenos y antiandrógenos

Las modificaciones corporales con estrógenos y antiandrógenos dependerán de:

  • La edad de inicio con estos preparados. A edades más tempranas, los cambios son mayores, pero se obtienen buenos resultados a todas las edades, aunque puedan ser más lentos.

  • La dosis de estrógenos y antiandrógenos que se utilicen. A dosis máxima se consiguen los máximos cambios a los dos años y medio a tres años.

  • El tipo de preparado y la vía de administración de los estrógenos (oral, cutánea o inyectables) no influye en el ritmo de las modificaciones corporales, si se administran en una dosis similar.

  • El tipo de antiandrógeno. Los preparados que disminuyen más la testosterona producen modificaciones corporales más rápidas, pero se obtienen buenos resultados con todos ellos, aunque puedan ser más lentas.

  • La genética. No todos los cuerpos bajo la influencia de estos preparados notan los mismos cambios. Se conseguirán las modificaciones corporales propias de los mismos, pero la genética determinará el resultado final de las mismas.

Todas las modificaciones corporales que producen estos preparados empiezan y llegan a sus límites máximos en momentos distintos del proceso.

Las modificaciones corporales que se exponen a continuación, se consiguen con dosis máximas. Hay que tener en cuenta que a dosis menores el inicio y final de los cambios será más lento, aunque pueden obtenerse los mismos resultados. Hay modificaciones reversibles, es decir, si se deja de administrar estrógenos y antiandrógenos, volverán en un tiempo similar al punto inicial. Otras modificaciones son irreversibles. O sea, no se modificarán al parar su administración.

Modificaciones corporales reversibles con estrógenos y antiandrógenos

  • Piel. Este cambio se produce desde el principio de su administración. La piel se va volviendo progresivamente más fina y disminuye el acné si lo hay.

  • Pelo corporal. Este cambio se produce desde el principio su administración. El pelo corporal va disminuyendo su grosor, longitud y cantidad en todas las zonas del cuerpo. Sin embargo, el pelo de la cara (bigote y barba) no desaparecerá. El resto de pelo corporal se irá acercando progresivamente al de un cuerpo, que no hubiera estado nunca bajo los efectos de la testosterona. Este proceso se suele haber completado a los dos años y medio a tres.

  • Musculatura. Los músculos disminuyen la síntesis de proteínas, disminuyendo su volumen. Este cambio suele apreciarse a partir del cuarto mes y llega a sus límites máximos a los dos años y medio a tres. Aunque se realice ejercicio, su desarrollo será mucho menos marcado.

  • Redistribución de la grasa. Desde el inicio y durante unos dos años y medio a tres, de manera lenta, va desapareciendo la grasa de las zonas donde se depositó bajo la influencia de la testosterona y se va depositando especialmente en las caderas. Por ello va cambiando la forma del cuerpo.

  • Estructura ósea. El hueso en su remodelación permanente, disminuye en densidad y en grosor, con un inicio tardío y una duración de unos 3 años. Este cambio también contribuye a un cambio en la forma del cuerpo.

  • Crecimiento. Si no se ha completado el crecimiento, la administración de estrógenos y antiandrógenos producirá un enlentecimiento en el ritmo de crecimiento, que se tenía bajo la influencia de la testosterona.

  • Genitales. Hay una disminución progresiva del volumen testicular y el tamaño del pene. Hay una disminución de las erecciones espontáneas y puede haber dificultades en tener erecciones incluso bajo estimulación erótica. La cantidad de semen se reduce mucho y se hace más transparente. Aunque nunca puede asegurarse al 100%, a los 6 meses de haber empezado con estos preparados, si no se reduce la dosis, la capacidad reproductiva es prácticamente nula.

Modificaciones corporales irreversibles en personas trans* con preparados de estrógenos y antiandrógenos

  • Mamas. Ya durante el primer mes puede apreciarse la aparición del botón mamario. Su aparición puede ser asimétrica, apareciendo en ambas mamas no al mismo tiempo. Al principio se nota como un nódulo pequeño, duro y probablemente doloroso a la presión, que irá aumentando de tamaño muy lentamente. A los pocos meses se empieza a acumular grasa en la glándula mamaria, disminuyendo el dolor, si lo había. El proceso de crecimiento y maduración de las mamas dura unos 5 años, aunque el crecimiento más importante tiene lugar en los 3 primeros años. Si al año de haber iniciado el tratamiento, se observa un crecimiento mínimo se aconseja añadir progesterona natural a dosis de 100 a 200 mgs. diarios. Si a los 4 meses no se ve una mejoría hay que dejarlo, porque no siempre funciona y es absurdo tomarla si no mejora el desarrollo o maduración de las mamas

Modificaciones corporales que no cambiarán con estrógenos y antiandrógenos si ya se habían modificado bajo el efecto de la testosterona

  • Pelo facial. El pelo de la barba y bigote también se hará más fino y crecerá más lentamente, pero no desaparecerá con los estrógenos y antiandrógenos. Por ello si quiere eliminarse tendrá que recurrirse a procedimientos de eliminación del mismo.

  • Voz. La testosterona modifica las estructuras del aparato respiratorio, el aparato fonador y el aparato resonador. Ello condiciona una voz más grave. El uso de estrógenos y progesterona no modificará el tono de voz que se tenga por el efecto de la testosterona previa. Para modificarla es posible recurrir a ejercicios de logopedia. Si no se alcanza el tono de voz deseado, se puede recurrir a una intervención (glotoplastia).

  • Cartílago cricoides o nuez de Adán. No se modifica con el uso de estrógenos y progesterona. Para modificarla se puede recurrir a una intervención (condrolaringoplastia).

  • Calvicie. La calvicie no suele mejorar con estos preparados, pero algunas personas, con entradas en la frente, pueden apreciar un cierto crecimiento de pelo.

Si ninguna parte del cuerpo se adscribiera a un único sexo/género, quizás, no sería necesario utilizar preparados de estrógenos y antiandrógenos, ni intervenciones ni otros procedimientos para ser, expresar y vivir la propia identidad